PROFUNDIDAD DE CAMPO

Todos hemos visto el clásico retrato perfectamente definido sobre un fondo desenfocado y misterioso que nos impide distraernos con los elementos secundarios de una fotografía. También hemos visto imágenes de grandes paisajes o ciudades en las que cada mínimo detalle se
mostraba enfocado, causando así un estimulante caos visual.
Profundidad-de campo-MarcosRodriguez01
¿Cuál es la diferencia entre ambos casos? ¿Por qué pasa esto?   La respuesta es muy sencilla:

Profundidad de campo.
A nivel técnico, se conoce la profundidad de campo como el espacio por delante y por
detrás del plano enfocado y se dice que una imagen tiene mayor profundidad de campo
cuanto más espacio aparece enfocado.

Es muy fácil distinguir si una fotografía tiene mucha o poca profundidad de campo,
pero quizá no sea tan fácil decidir cuándo nos conviene utilizar un estilo u otro, ya que
nuestras cámaras no cuentan con un botón que se limite a cambiar la profundidad de campo,
si no que ésta viene dada como consecuencia de varios factores que afectan a otros
elementos de nuestra fotografía final.

Es necesario saber cómo emplearla para aislar los motivos principales de nuestras
fotografías y evitar objetos que confundan nuestra atención, transmitiendo así lo que
realmente queremos transmitir y tener el control absoluto sobre nuestro trabajo.
Profundidad-de campo-MarcosRodriguez02

Los factores que influyen en la profundidad de campo son:

·El diafragma: cuanto más abierto (por lo tanto, menor número F) menos será
nuestra profundidad de campo. Por lo tanto, si fotografiásemos, por ejemplo, una cadena de
fichas de dominó y quisiéramos que todas ellas se vieran enfocadas, sería más conveniente usar un F. 11 que un F. 2.8.

·La distancia focal: cuanto mayor sea la distancia focal, menor profundidad de
campo obtendremos. Es decir, con un objetivo gran angular conseguiremos fondos más
nítidos que con un teleobjetivo. Incluso con un 18-55 mm puede apreciarse la diferencia al mover el zoom.

·La distancia de enfoque: Cuanto más lejos estemos del motivo a fotografiar,
más distancia de enfoque conseguiremos. Si nos acercásemos hasta la distancia mínima de
enfoque de nuestro objetivo, conseguiríamos un motivo definido y captaríamos todos sus
detalles, pero los fondos se perderían completamente.
Conociendo estos valores ya podéis comenzar a experimentar y comprobar cómo se
relacionan entre ellos. Sólo así podréis descubrir qué estilo de fotografías preferís conseguir y forjar vuestro estilo personal.

Por Marcos Rodriguez

Related Posts

Deja un comentario